Revista con la A

25 de noviembre de 2020
Número coordinado por:
Lucía Melgar y Alicia Gil
72

La pandemia de las violencias contra las mujeres

Manuela Oyarzún

Como ya anunciamos en el número anterior de con la A, en esta ocasión presentamos a otra gran teatrera chilena, gran admiradora de Pina Bausch, por su pureza estética. Se trata de Manuela Oyarzún, directora, dramaturga, docente y actriz de teatro y cine, estudió arte dramático -actuación- en la universidad de Chile. Fundó la compañía “El Hijo” que realizó, con gran éxito, las obras La mujer gallina y Sala de urgencias, de Alejandro Moreno, autor de quien, en 2009, también dirigió, junto a Claudia Celedón, la obra La vagina de Laura Ingalls, en la que igualmente actuó. Su obra Tracy Ridícula fue seleccionada por la Muestra de Dramaturgia 2005. Ha escrito, dirigido y actuado en Cabeza de ovni (2007), una historia sobre la soledad y el abandono de la tercera edad y en 2010 escribió, dirigió y actuó en Surubai, obra en la que el protagonista es un recolector de basura y se reflexiona sobre el desecho en la sociedad. Trabajó en colaboración con María Paz Grandjean y Marcela Salinas en Lágrimas, celos y dudas (2008), montaje musical que tiene como tema principal lo femenino y lo melodramático en la sociedad de los ochenta, puesto en escena a través de las canciones de moda de la época. Además, codirigió la obra En defensa de los mosquitos, de Mercé Sarrias, en la Muestra de Dramaturgia Catalana en el Centro Cultural de España, y en el año 2006 fue codirectora del proyecto de artes integradas, financiado por FONDART, Madame Crisantema. Durante su carrera como actriz ha actuado con importantes directores.

Para Manuela Oyarzún, según declara en una entrevista de la Fundación Teatroamil,Las mujeres hacemos el teatro que nos hace sentido, que nos moviliza, o simplemente el que sale sin preconcepciones ni intenciones de definición, al igual que cualquiera que hace teatro. Quizás los modos de trabajo y de relación puedan ser distintos, con una concepción de lo colaborativo y de lo colectivo mucho más profunda y natural, sin una necesidad esencial de ser la figura preponderante o responsable de todo.” En la misma entrevista señala que el feminismo dialoga con el teatro cuando las mujeres “estamos atentas a las dinámicas sexistas, a los discursos androcéntricos implantados en nuestra configuración como sujetos/as, y cómo accionamos para que éstos se movilicen de donde están y se vuelvan incómodos o que desaparezcan. Dialoga cuando rememoramos experiencias y creamos cambios desde la escena, nuevas relaciones corporales, nuevos lenguajes.”

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR