Revista con la A

25 de noviembre de 2018
Número coordinado por:
Lucía Melgar y Alicia Gil
60

Acoso, abusos sexuales y violación

RBG: Ruth Bader Ginsburg

Las mujeres norteamericanas y aquellas que han seguido de cerca las recientes noticias sobre las acusaciones contra Brett Kavanaugh -entonces postulante a la Corte Suprema de Justicia-, por asalto sexual a la doctora Christine Blasey Ford, se habrán sentido desesperanzadas y tal vez furiosas, una vez que Kavanaugh fuera confirmado en el puesto. Este hecho deja clara la desconfianza, discriminación y misoginia con la que la supremacía masculina blanca, que domina el mundo, aborda la palabra de las mujeres, aún incluso si también pertenecen a la supremacía blanca.

Sin embargo, no todo está perdido. Por eso les recomiendo un excelente documental titulado RBG, las iniciales de la excepcional miembra de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos: Ruth Bader Ginsburg. El documental, que ha salido a la luz este año, 2018 y que se encuentra disponible en Hulu, es también una suerte de biografía de una mujer que ha impactado en la vida de las mujeres norteamericanas y que lo sigue haciendo al ejercer su derecho a disentir. Dirigida por Julie Cohen y Betsy West, RBG hace un recorrido por la vida y las hazañas de la hoy octogenaria pero aún lúcida jueza que cumple un rol fundamental por los derechos humanos, la igualdad de género y la diversidad sexual, labor que realiza desde 1993. Segunda mujer en integrar la Corte Suprema de Justicia, por un periodo fue la única voz disidente ante leyes que significaban un retroceso en el camino de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Hoy la acompañan en esta labor las juezas Sonia Sotomayor y Elena Kagan.

A pesar de haber estudiado en universidades tan prestigiosas como Cornell, Harvard y Columbia, su trayectoria no estuvo exenta de los prejuicios hacia las mujeres, en una época en que ellas si bien estudiaban y asistían a las aulas universitarias, su presencia era todavía escasa en los puestos de poder y especialmente en los bufettes de abogados. Con el soporte del también abogado Martin Ginsburg y su propio empeño, la doctora Ruth Ginsburg se hizo camino y trazó a su vez el devenir de la legislación por los derechos de las mujeres, defendiendo en todo momento la ilegalidad de la discriminación por género, que afectaba tanto a mujeres como a hombres cuando se encontraban abriendo camino en ámbitos que no eran los tradicionales para cada uno. Desde la Corte Suprema de Justicia, aunque no siempre ha alcanzado la mayoría requerida para hacer valer su opinión, sus actas de disenso han quedado como valiosos precedentes que la jurisprudencia puede citar y que pueden ser persuasivos alegatos ante un jurado.

Tal vez pensarán que debe ser un aburrimiento ver un documental sobre una abogada, pero Cohen y West han hecho un excelente trabajo para hacer la narración de la vida de la jueza Ginsburg un entretenido recorrido que, a la vez, informa sobre la historia de los Estados Unidos, en materia de derechos, al tiempo que analiza el impacto de las acciones, ya históricas, realizadas por Ginsburg, sin abandonar el aspecto personal y hasta el humor en su representación de uno de los pocos pilares liberales que quedan en el actual gobierno republicano del país. Las simpatías y el buen carisma de Ginsburg convocan a multitud de celebridades que no sólo aparecen en el documental, sino que son capaces de dar su testimonio sobre una mujer que si no fuera de carne y hueso, parecería un personaje de los estudios Marvel, como en efecto se le ha retratado alguna vez.

Para darles una idea de la influencia que esta jueza ha tenido en la vida del pueblo norteamericano terminaré contándoles una anécdota personal. En 2013, cuando llegué a vivir y estudiar en la ciudad de Nueva Orleans, compartí casa con un colega norteamericano que se tomaba muy en serio las celebraciones de Halloween. Adam, como se llamaba, se pasaba meses pensando, ideando y haciendo él mismo sus disfraces, que además no sólo debían ser creativos sino que tenían que tener humor y estar vinculados con algún hecho del momento. Yo, que me encontraba recién llegada a la ciudad y atravesando por el shock cultural que todo migrante atraviesa los primeros meses, no entendía a cabalidad ese ritual. Ese año vi a Adam disfrazado de Ruth Bader Ginsburg, sin entender quién era esa mujer en lo absoluto. Hoy, cinco años después, yo les estoy recomendando que vean el documental que le han dedicado y que se enteren de lo que ha hecho para merecer aparecer en las calles una noche tan popular como Halloween y para que una extranjera le dedique estas palabras.

 

 

REFERENCIA CURRICULAR

Bethsabé Huamán Andía es Crítica de cine y crítica literaria. Escritora y Feminista. Licenciada en literatura, magister en estudios de género y estudiante del programa de doctorado en español y portugués en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans.

 

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - La violación no es abuso - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR