Revista con la A

25 de julio de 2019
Número coordinado por:
Ainara Machain
64

Visibilidad y diversidades lésbicas: nuestra identidad es política

Principios básicos

Ainara Machain

Decidí que mi salida del armario iba a ser creativa y diseñé una camiseta con un mensaje en el que no quedaba duda de que mi lucha iba a ir encaminada a visibilizarnos como lesbianas y mostrar la diversidad de amores. Esta primera camiseta, que titulé “Principios básicos”, resultó clave para mí

Viviendo en Granada y con veinticinco años (2004) fue cuando me animé a salir del armario. Creo que en Donostia no me sentía lo suficientemente segura, ya que al ser una ciudad tan tradicional y no tener pareja (parece que tienes que tener pareja para poder salir del armario. Como no era mi caso, la decisión de mostrarme abiertamente lesbiana se iba dilatando en el tiempo) no me veía legitimada para dar ese paso que iba a resultar central en mi vida.

En 2004, la necesidad de vivir mi ser lesbiana era más fuerte, quería mostrarme pese a que vivía una gran falta de referentes. No conocía a mujeres lesbianas ni cercanas ni apenas ningún personaje público que lo dijera y lo viviera con “naturalidad”. Decidí que mi salida del armario iba a ser creativa y diseñé una camiseta con un mensaje en el que no quedaba duda de que mi lucha iba a ir encaminada a visibilizarnos como lesbianas y mostrar la diversidad de amores. Esta primera camiseta, que titulé “Principios básicos”, resultó clave para mí y fue mi manera creativa de salir del armario.

Esa camiseta se la envíe a mi madre y a mi padre y sin apenas hablarlo entendieron el mensaje que yo les quería trasladar.

Fue así como a principios del 2005 tomé la decisión de crear mi marca Unaluna camisetas. Esta primera camiseta tuvo muy buena acogida y me sirvió para que tanto mi entorno como a un nivel más público se me ubicara como lesbiana.

A los pocos meses de que saliera mi primera tirada de camisetas se aprobó la ley de matrimonio igualitario (un avance para muchas personas LGTBIQ) y esto influyó en que más personas, sobre todo más mujeres, compraran mis camisetas. Decidí dejar Granada para intentar en Madrid llevar a cabo mi proyecto. Recorrí muchas tiendas, peluquerías, bares lésbicos y gays… vendiendo maleta en mano mis camisetas. Fue una etapa muy difícil, pero a la vez me gustaba mucho ver que tantas mujeres lesbianas y también personas LGTBIQ vestían Unaluna camisetas.

En aquella época al fin conocí a muchas mujeres lesbianas, pero tampoco me sentía demasiado identificada con ellas. Seguía queriendo conocer y escuchar las vivencias de mujeres que han contribuido a que nosotras ahora podamos vivir nuestra identidad de una manera más libre y tranquila. Lo que en definitiva buscaba era mujeres feministas lesbianas. Fue cuestión de tiempo y de ponerle mucha intención y ganas el irlas conociendo.

Mientras, continuaba con mi proyecto a otro nivel ya que, además, trabajaba en un centro de mayores, otra de mis facetas a la que regresé debido a la precariedad en la que vivía al intentar “sobrevivir” de un proyecto creativo.

Fueron las compañeras activistas feministas con las que compartía asambleas y luchas las que, en cuanto descubrieron Unaluna y los mensajes feministas que lanzaban las camisetas, me apoyaron. Y siguen apoyándome, de una manera que nunca podré terminar de agradecer.

Esta época de mi vida estaba siendo la más bonita, al fin conocía y me hacía amiga de mujeres con las que sí tenía mucho que ver y con las que me identificaba totalmente.

En el año 2013 fue cuando, preguntando a compañeras activistas más mayores, empecé a buscar a mujeres lesbianas mayores. Me parecía indispensable el saber de dónde veníamos nosotras, hacer memoria en este sentido me interesaba mucho, quería escuchar a las voces que apenas tenía espacio en este sistema tan lesbófobo y edadista. Conocer a esas mujeres a las que agradecer también, además de compartir con ellas experiencias.

Creamos un grupo de mujeres más mayores lesbianas en el que trabajamos muchos temas, realizamos actividades tanto para fuera como hacia dentro del grupo. Decidimos llamarnos, por petición de una de las compañeras, “La caja de Pandora”. Fue un espacio muy enriquecedor para todas. Debido a las dificultades que encontramos, el grupo como tal desapareció. Pero de ahí surgieron unas amistades muy profundas, y que, a día de hoy, seguimos disfrutando.

Me siento muy orgullosa y agradecida de haber encontrado esas referentes que durante años me faltaron.

 

REFERENCIA CURRICULAR

Ainara Machain González es Diplomada en Trabajo Social y Experta en Gerontología. Activista Feminista Lesbiana. Técnica en Animación Sociocultural (amplio recorrido trabajando en centros municipales para personas mayores, incorporando la perspectiva feminista a la intervención social). Experta en los Malestares de Género.

 

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR