Revista con la A

25 de julio de 2020
Número coordinado por:
Lucía Melgar y Alicia Gil
70

¿Nueva normalidad? Y feminismo

Entrevista de Karla Flores a Lorena Rodríguez Bores

Lorena Rodríguez Bores

“Aguanten, les diría, pasen por las historias sin hacerles daño (sin hacerse daño). Sean suaves como un ala, igual de peligrosos. Y respeten: recuerden que trabajan con vidas humanas. Respeten…
Acepten trabajos que estén seguros de no poder hacer y háganlos bien.
Escriban sobre lo que les interesa, escriban sobre todo lo que ignoran, escriban sobre lo que jamás escribirían. No se quejen.
Contemplen la música de las estrellas y de los carteles de neón”
Leila Guerriero. Revista Sábado, El Mercurio. Chile, abril 2011
En la recopilación de Zona de Obras.

 

Es una tarde morada en la Ciudad de México. Hablo con Lorena por videollamada, conservamos los modos de la sana distancia y conversamos cada una desde su sillón. Nos reímos y cada tanto ladran sus perros o los míos como ruidos de fondo. Lanzo una que otra pregunta y me dedico a escucharla. Me sorprendo de su claridad y velocidad para ordenar la realidad y responderle.

Lorena Rodríguez Bores es una de las mujeres científicas mexicanas que están luchando desde la Secretaría de Salud contra la pandemia del COVID19.  Con menos de 40 años, es la Secretaria Técnica del Consejo Nacional de Salud Mental, un puesto de alto nivel en el servicio público: “Siempre me confunden con la asistente o con la acompañante, como el cargo es secretaria, piensan que soy la secretaria particular de alguien, porque no están acostumbrados a ver mujeres jóvenes en estos niveles, esperan siempre un hombre y de cierta edad… pero es una Dirección General”.

Estudió medicina en la UNAM, dice que, porque le gustaban las historias, siempre supo que iba a ser psiquiatra, desde una vez en la adolescencia en que hizo una visita didáctica al hospital psiquiátrico. Estudió la especialidad en el Instituto Nacional de Psiquiatría y luego tuvo una beca en Nuevo México, Estados Unidos. Recuerda su formación como una época feliz y dice que la psiquiatría tiene de bueno dos cosas: el ambiente inclusivo de la residencia y los liderazgos femeninos. Hasta hace un par de años atendía pacientes en la clínica de trastornos afectivos, se especializó en trastorno bipolar y en depresión resistente a tratamiento. Tiene una maestría en Salud Mental Pública y para terminar el Doctorado está haciendo investigación sobre telepsiquiatría y TICs en salud. Hoy su trabajo es precisamente sobre eso: “Me toca la coordinación ejecutiva de la estrategia de salud mental nacional”.

Como ofrenda a quienes, con su trabajo en estos días, han sostenido el mundo y la vida, pongo en el centro la voz de la Dra. Rodríguez Bores para que nos hable en primera persona:

Karla Flores: ¿Qué ha sido lo más difícil que te ha tocado hacer como profesional de la salud mental?

Lorena Rodríguez Bores: La pandemia es el mayor reto porque jamás me imaginé que me iba a tocar estar en el equipo que da respuesta a una situación así. Venimos de una época donde se ha bloqueado mucho el desarrollo de la Salud Mental Pública. Responder ha sido un trabajo de equipo, siempre con la idea de cooperación, sobre todo porque tiene muchos componentes e implica retos dobles o triples. Están las reacciones políticas, el manejo que dan los medios de comunicación, etc. Pero tengo un posgrado en salud mental pública y en ese sentido éste es el trabajo ideal. Quisiera dejar algo de calidad y para eso hay que destacar lo técnico, lo basado en la ciencia, seas de la bandera que seas, siempre se puede aprovechar para tu propio bien y el de los demás.

KF: Las últimas dos conferencias vespertinas (del sector salud) en las que has estado llaman mucho la atención. La primera porque era una mesa de mujeres líderes en el servicio público y justo hablaron de la protección de los derechos de las mujeres, y otra en la que hablaste de salud mental pero tus compañeros eran todos varones ¿cómo ha sido tu experiencia?

LRB: La vocería da un poquito de miedo, pero también orgullo y es una responsabilidad gigante. Han sido perspectivas muy diferentes. En la primera yo me sentí muy honrada de la perspectiva que se estaba presentado. Pienso que es muy importante que se haga transversal el tema de salud mental. Creo que se empieza a advertir que la violencia de género tiene un efecto sobre la salud mental y yo estaba contenta de darle voz a esas necesidades. La segunda fue emocionante porque la salud mental ha estado estigmatizada e invisibilizada por mucho tiempo, empezando por el presupuesto que tenemos y continuando porque no se considera un problema de salud pública. Darle reflectores durante la pandemia iba a ser un momento muy importante.

También estaba emocionada porque históricamente en salud mental hay liderazgos femeninos y eso la verdad es que me empuja a aprovechar para ser la vocera. Espero que las mujeres más jóvenes lo tomen como un ejemplo de que pueden formar parte de estas estrategias en altos niveles y que no se conformen con roles que les son socialmente impuestos.

KF: ¿Cuáles han sido tus tareas específicas durante la pandemia?

LRB: El Secretariado Técnico del CONSAME (Consejo Nacional de Salud Mental) forma parte del Comité Nacional de Seguridad en Salud y de ahí se desprende toda la estrategia. No podíamos resolver la emergencia con lo que teníamos y armamos una respuesta interinstitucional con colaboración de la sociedad civil y universidades. Son los cinco componentes de los que hemos hablado en la conferencia, para responder a la urgencia y para después, cuando acabe la cuarentena. Todo basado en manuales de la OPS y la OMS para otras epidemias pero que hemos adaptado a la realidad del COVID 19 y a la realidad de México.

Hacemos énfasis en la atención en salud comunitaria, capacitación del personal que va a atender a la población vía telefónica. La Línea de la Vida opera hoy como una red de redes y era un sueño que se concretó con la emergencia. Son psicólogas y psicólogos de distintos lugares del país e instituciones, que dan respuesta a distancia a emergencias y atención en crisis, atención en los casos de consumo de sustancias, violencia y va a entrar un componente de acompañamiento para padres y madres. Además, estamos formando brigadas presenciales para el trabajo hospitalario, sobre todo para atender a las y los pacientes graves y al personal de salud durante los picos máximos.

Hay países que tienen instalada una capacidad con muchísimo más acceso a los pacientes y nosotros no. Tenemos años de rezago en salud mental y en la crisis se hacen evidentes los boquetes. No podemos reformar un sistema de salud en dos semanas, pero estamos trabajando en el rediseño del plan estratégico también para la etapa de reconstrucción y reorganización del sistema nacional de salud mental.

KF: ¿Cómo crees que ayuda tu trabajo a la vida concreta de las personas y de las mujeres?

LRB: Yo espero que esté ayudando de todo corazón. En primera, porque estamos esforzándonos mucho en darle visibilidad a la salud mental que está ahí siempre que hablemos de enfermedades físicas, ya sean crónico degenerativas o infecciosas. En segunda, porque sabemos que con la pandemia son las mujeres las que están en mayor riesgo de enfrentar problemas de salud mental. Siempre pienso en esas mujeres que ahora mismo tienen muchísimo estrés tratando de sobrellevar y sobrevivir a la pandemia cuidando de otros.

KF: ¿Cómo haces tú para cuidarte?

LRB: Le dedico tiempo a mi familia y al cuidado de la casa. Nos dividimos los roles y trato de desconectarme del trabajo cuando cruzo la puerta y encontrar otros mecanismos para divertirme. A veces es muy complicado y sí hay decisiones que se postergan… Hay que ubicarse en la vida. Lo más importante es saber que somos seres humanos, que tenemos las mismas vulnerabilidades y necesidades, que estamos haciendo una estrategia pero que tiene límites. Agradezco la oportunidad que me dio la vida y hago lo mejor que puedo, pero también sé que todo es temporal. Mientras, a seguirle…

 

REFERENCIA CURRICULAR

Karla Flores Celis es maestra y candidata a Doctora en Salud Mental Pública por la UNAM y el Instituto Nacional de Psiquiatría, ha profundizado en temas de salud sexual y reproductiva, específicamente aborto y embarazo no intencional; autonomía reproductiva y derechos humanos. Tiene experiencia en organizaciones de la sociedad civil que abordan aspectos relacionados con la perspectiva de género, salud de las mujeres, violencia de género y perspectiva juvenil. Colaboró en Con la A en marzo.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR