Revista con la A

25 de noviembre de 2022
Número coordinado por:
Laura Alonso
84

Mujeres por la paz en tiempos de guerras

Ciberviolencia sexual

La ciberdelincuencia se ha convertido actualmente, en un fenómeno global y multidisciplinar [2]. La sensación de distancia segura, el anonimato y la creencia de que lo que pasa en línea se queda en la red y no trasciende al mundo real, son factores que contribuyen a que los jóvenes hagan un uso inadecuado y arriesgado de internet, y aunque a mayor edad se experimenta una mayor conciencia sobre los peligros, paradójicamente, aumentan las conductas de riesgo en la red (como relacionarse con desconocidos, intercambiar información personal o concertar encuentros cara a cara).

Aunque los chicos son susceptibles de sufrir este tipo de violencia -son más propensos a asumir riesgos en la red, tienen una actitud más abierta, encuentran más divertido que las chicas relacionarse con extraños en línea y lo hacen más a menudo-, las chicas corren más riesgo de recibir solicitudes sexuales en línea por parte de adultos.

Entre las formas de cibercriminalidad sexual más frecuentes están: 

Ciberacoso sexual, consistente en una forma de victimización en la que el agresor, menor o adulto, emplea técnicas agresivas, coercitivas e intimidatorias para conseguir lo que desea (que suelen ser imágenes íntimas o implicar al menor en alguna actividad sexual). 

Ciberabuso sexual, que se da cuando las técnicas empleadas son amistosas, de acercamiento seductor y establecen un vínculo emocional entre víctima y agresor. 

Grooming: es la estrategia de seducción por parte de una persona adulta o un adolescente significativamente mayor, para preparar a una víctima menor y luego hacerle una solicitud sexual física. Se pueden distinguir dos tipos principales de objetivos victimales de quienes practican el grooming: las víctimas arriesgadas, desinhibidas, seguras de sí mismas y que mantienen el secreto del abuso por su «aparente» complicidad en la dinámica. Y las víctimas vulnerables, que son quienes tienen una gran necesidad de atención y afecto por culpa de su baja autoestima y soledad, y que además pueden pertenecer a ambientes familiares conflictivos o tienen mala relación con sus progenitores. Normalmente, los groomers se hacen pasar por menores de edad para poder contactar con menores y así ganarse su confianza y lograr que les envíen fotos o videos comprometidos (de desnudos o actitudes sexuales explícitas) para luego manipularles amenazando con revelarlos públicamente. De este modo consiguen un abuso sexual en la realidad, o sea, fuera del espacio virtual [3]. Los comportamientos sin contacto real son conceptualizados como: online grooming, solliciting, corrupción, exhibicionismo o producción de material de abuso sexual infantil [4]. 

Online grooming: es la preparación, usando Internet, para engañar, forzar o presionar a una persona menor a hacer algo sexual, como enviar un video o una imagen desnuda de sí mismo o sí misma.

Solliciting: son las solicitudes online de actos o de imágenes de contenido sexual a adolescentes y niños o niñas por parte de adultos. 

Corrupción: implica la manipulación en línea de personas menores o con discapacidad, por parte del autor del delito, quien hace participar a la víctima de forma prematura u obscena en actos de naturaleza sexual.

Producción de material de abuso sexual infantil: consiste en la creación y posterior distribución de materiales pornográficos, elaborados utilizando a menores. Internet ofrece al delincuente un campo operativo mayor, de modo que esta tipología ha pasado de ser una actividad casi residual para adquirir una innegable relevancia, lo que implica la explotación sexual de niñas y niños a nivel mundial. Abarca desde la exhibición de sus cuerpos hasta la violación y la tortura. 

Exhibicionismo en la red: es la práctica consistente en exponer los genitales o escenas sexuales donde interviene el agresor virtual, a terceras personas, mujeres o menores en la mayoría de las ocasiones. La violencia es ejercida sobre todo porque dicha exhibición se hace en general de manera sorpresiva.

Sextorsión o extorsión sexual: implica la amenaza de revelar información íntima sobre una víctima a no ser que esta pague al extorsionista. Puede incluir mensajes de texto sexuales (en inglés conocidos como sexts), fotos íntimas o vídeos. Los acosadores pueden pedir dinero o material más comprometedor. La gran mayoría de víctimas son adolescentes y mujeres, aunque los hombres adultos no quedan exentos. La difusión en la red de imágenes, vídeos y secretos de la vida íntima de la víctima suele cronificar el proceso de victimización y dificultar considerablemente su recuperación.

Porno de la venganza, porno vengativo o pornografía vengativa: consiste en la difusión, sin el consentimiento de la persona que aparece representada y por lo tanto no consentida por la misma, de imágenes privadas, generalmente con contenido sexual explícito o sugerente y que fueron tomadas dentro de un ámbito privado. Corrientemente se trata de un medio para humillar a una expareja. 

 

NOTAS

[1] https://geoviolenciasexual.com/5-tipologia-de-la-violencia-sexual/

[2] MINISTERIO DEL INTERIOR (2018). Gabinete de coordinación y estudios. Secretaría de Estado de Seguridad. Estudio sobre la cibercriminalidad en Españahttp://www.interior.gob.es/documents/10180/8736571/Informe+2018+sobre+la+Cibercriminalidad+en+Espa%C3%B1a.pdf/0cad792f-778e-4799-bb1f-206bd195bed2

[3] https://www.isep.es/actualidad/caracteristicas-comunes-de-las-victimas-de-grooming/

[4] TAMARIT, Josep (2018). “¿Son abuso sexual las interacciones sexuales en línea? Peculiaridades de la victimización sexual de menores a través de las TIC. Revista de Internet, Derecho y Política, Nº 26, pp. 30-42. https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=7325540

 

REFERENCIA CURRICULAR

Mercedes García Ruiz es Sexóloga. Doctora en Psicología. Educadora Social. Especialidad en Psicología Clínica. Máster -Experto en Drogodependencias y SIDA-. Formación en Arteterapia. Experta en Cooperación. Autora de programas de educación sexual con diversos colectivos: jóvenes, menores en protección, personas con discapacidad intelectual y diferentes asociaciones y ONGs. También ha colaborado en el diseño e implantación de programas de educación sexual en Nicaragua y en los campamentos de refugiados saharauis. Docente e investigadora sobre aspectos relacionados con la sexualidad, la educación sexual y la prevención del VIH. Autora de diversas publicaciones sobre esta temática.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
Solo SÍ es SÍ - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR