Revista con la A

25 de noviembre de 2022
Número coordinado por:
Laura Alonso
84

Mujeres por la paz en tiempos de guerras

Aversión a las mujeres

Rechazo o repugnancia frente a la mujer, odio, es lo que estamos viviendo, en aumento, en la sociedad. Odio es dejar morir a las mujeres. Odio es prolongar el dolor cuando es posible detenerlo. Odio es convocar la muerte cuando está en tus manos impedirla. Odio es decir que se honra la vida y no honrar a quien la engendra.

En esta oportunidad voy a comentar dos documentales que nos permiten entender la urgencia de detener la ola misógina contra las mujeres, contra su palabra, contra su plena aceptación como ciudadanas y seres humanos autónomos, libres, pensantes y conscientes. Como evidencian los documentales que presentaré a continuación, ahí donde no hay respeto por las mujeres, estas van a ser estigmatizadas, violentadas, condenadas, más allá de las leyes e incluso más allá de la verdad, generando dolor, sufrimiento, trauma y engendrando más pobreza, más desigualdad social, más injusticia.

En ambos documentales estamos ante mujeres que han decidido continuar su embarazo, ilusionadas con la idea de ser madres, por primera o segunda vez; sin embargo, su voluntad de dar vida se enfrenta al prejuicio, al machismo, a la mentira cuando situaciones médicas truncan la existencia del feto que están gestando. En vez de recibir apoyo, atención, consuelo por la terrible pérdida que afrontan, son miradas con sospecha, acusadas de mentirosas, de engañosas e incluso de asesinas, pues por efecto de la misoginia imperante se presume que el término de esos embarazos las alegra, las hace felices o secretamente lo prefieren así. Con ese prejuicio pesando sobre sus cabezas, sin ningún fundamento, son miradas con desdén y sometidas al dolor, a la prolongación del dolor que es tortura, a la infertilidad, e incluso condenadas a prisión o a la muerte. 

El primer documental se titula Abandonadas (2018) —Abandoned— y fue dirigido por Patricia Josefine Marchart, Christian Fiala y Joyce Arthur, a su vez, producido por la Initiative for Reproductive Health Information (IRHI). En Abandonadas, se cuenta la historia de mujeres en España, Italia, Irlanda, países europeos donde el aborto es legal, pero, a pesar de ello, ellas están impedidas de acceder a abortos terapéuticos por la objeción de conciencia que el personal de salud alega.

Valentina muere, en Italia, a la semana diecinueve; estaba gestando gemelos. En Irlanda, Savita, dentista, muere a la decimoséptima semana. Ambas mueren de septicemia producida por el feto en su vientre. Paula, en España, prolonga su embarazo hasta el séptimo mes, aunque el feto en su vientre padece una anomalía genética que lo hace inviable. Como resultado, Paula queda infértil. La supuesta objeción de conciencia, en los casos de Valentina, Savia y Paula, no está eligiendo la vida del feto por sobre la de la madre porque este no tiene posibilidades de subsistir, lo que está haciendo el personal de salud es negar a estas mujeres la vida o la posibilidad de dar vida, en defensa de un concepto, de una entidad que en estos casos es inexistente y a sabiendas de que están poniéndolas en riesgo.

Francisca y su marido, en España, llevan a término un embarazo con anormalidades fetales graves, que producen un hijo con severa discapacidad que requiere completa atención y cuidados constantes. Ambos se han visto forzados a dejar de trabajar para atender las necesidades de su hijo que jamás podrá valerse por sí mismo. La objeción de conciencia alegada en este caso no toma en consideración la calidad de vida, ni siquiera la plenitud de la conciencia, omite toda voluntad de los padres e incluso oculta información vital para que ellos tomen una decisión informada sobre un embarazo que les cambiará la existencia para siempre y que recaerá enteramente en ellos, pues nadie más se hará responsable de ese ser, incluso cuando fue la sociedad la que tomó la decisión de traerlo al mundo.

El segundo documental se titula Vuela lejos (2021) —Fly so Far— y fue dirigido por Celina Escher, además, producido por Women Make Movies (WMM). Vuela lejos trata de la situación de diecisiete mujeres encarceladas en El Salvador acusadas por homicidio calificado por haber tenido abortos espontáneos. Al igual que las mujeres que dan su testimonio en Abandonadas, estas mujeres han resuelto llevar a término sus embarazos, sin embargo, problemas de salud lo impiden. Cuando les falla la salud y se acercan a los hospitales o piden ayuda a la policía, estos servidores públicos las acusan de aborto y terminan juzgadas, sin pruebas. La justicia salvadoreña no las acusa de aborto sino de homicidio agravado, considerando al feto un sujeto pleno, por lo que en vez de recibir penas de máximo ocho años, según la legislación vigente en el país, reciben penas de entre 30 y 50 años.

El documental se centra en el caso de Teodora Vásquez, quien después de diez años de prisión recibe la gracia del tribunal para salir libre. Es así que ella impulsa una campaña para liberar a todas sus amigas y compañeras también injustamente presas por abortos que no cometieron. En los diecisiete casos las mujeres han sido encarceladas sin pruebas que demuestren que ellas han provocado un aborto, incluso bajo la sola acusación de sus propios abusadores. La norma que dice que nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario no se aplica aquí. Ellas son culpables por el solo hechos de estar embarazadas y haber perdido a sus hijos, eso las hace sospechosas, mujeres malas, mentirosas, criminales. Todas ellas tienen otros hijos que quedan abandonados una vez que ellas están presas. No todas tienen la suerte de contar con padres que puedan velar por ellos, así que esos hijos quedan en el total abandono o a merced de los mismos abusadores y violadores que condenaron a sus madres. 

Vuela lejos nos muestra tomas al interior de las cárceles en El Salvador, atiborradas de presas, sin suficiente agua, ni comida, ni camas. Estas mujeres inocentes se ven forzadas a vivir en condiciones de hacinamiento que ponen en riesgo su salud física y mental. A su vez, están incapacitadas de proveer a sus familias, por el contrario, son una carga para ellos. Todas ellas son mujeres de bajos recursos que no pueden financiar un buen abogado que haga evidente las falencias de las acusaciones contra ellas, así que quedan a merced del Estado y su ensañamiento con toda mujer que tenga la mala suerte de sufrir una pérdida estando embarazada. Pero en ese ambiente de desolación, tristeza y desesperanza, este grupo de mujeres, liderado por Teodora Vásquez, encuentra en la solidaridad el impulso para luchar por su libertad y por la justicia.

Como queda claro en estos casos, las mujeres están abandonadas, las leyes no garantizan que las mujeres vayan a recibir un trato justo de parte del poder judicial ni del personal de salud, lo único que puede ayudarlas es una sociedad en la que las mujeres sean reconocidas como ciudadanas plenas, con derechos, con voz, con conciencia, para que sean vistas con respeto y con amor. De lo contrario, la mujer deja de ser un ser humano para volverse una incubadora, como bien señala Teodora Vásquez, sin derecho a opinar sobre su propio cuerpo, ni siquiera a contar su historia o decir su verdad. Una vez embarazada, tanto en Europa como en América Latina, la mujer pierde todo derecho sobre sí misma, sobre su vida, como si no fuera más que un útero y no un ser humano. Las situaciones descritas dan cuenta de un profundo odio, de una profunda aversión hacia las mujeres. La perpetuación de la impunidad de parte de los abusadores y del estado manifiesta un desprecio por el rol decisivo que cumplen las mujeres en el mundo, de engendrar, de cuidar y de mantener la vida.

Abandonadas se encuentra de acceso libre en YouTube. Vuela lejos se puede encontrar en la página de Women Make Movies.

Enlaces relevantes

 

REFERENCIA CURRICULAR

Bethsabé Huamán Andía es crítica de cine y crítica literaria. Escritora, Feminista y pescetariana. Licenciada en Literatura, magister en Estudios de Género y Doctora en Literatura.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
Solo SÍ es SÍ - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR