Revista con la A

25 de enero de 2017
Número coordinado por:
Lucía Melgar
49

¿Qué presente y futuro para las niñas?

Editorial

Una de las características del Feminismo, que ha venido desarrollando durante sus 300 años de Historia, es la capacidad de las feministas para sacar partido y encontrar un lugar propio dentro de las propuestas teóricas, de diferentes ámbitos del conocimiento y de la vida, pergeñadas inicialmente por “doctos varones” inequívocamente falocéntricos y misóginos, poniendo en marcha métodos de análisis singulares para rescatar los elementos válidos de tales teorías y experiencias, deconstruyéndolas, “limpiándolas de todo lo pernicioso para las mujeres” y utilizándolas para abrir nuevas vías de análisis y reconstrucción de aquellos elementos, positivos para toda la humanidad, que permiten trazar nuevos caminos para ampliar el conocimiento sobre el ser humano, en general, y particularmente sobre las mujeres. Me estoy refiriendo -obviamente, dado el tema monográfico de este número de con la A- al psicoanálisis, esa escuela de la psicología que, tal y como señala Bruna Camillo Bonassi, “… se conjuga con su tiempo histórico, su teoría se construye y se reinventa en la medida en que la experiencia clínica la alcanza. Cambiarla, sin embargo, exige una dosis de coraje para cuestionar lo que está institucionalizado”, y especialmente a su figura paterna: Sigmund Freud. No seré yo -me faltan herramientas teóricas y conceptuales- quien desde aquí realice una crítica ni al padre -cuya crítica me reservo para mejor ocasión- ni a su criatura, el psicoanálisis, a la que en sus distintas derivas reconozco, de antemano, valores esenciales que han revolucionado el campo de la psicología y de la percepción del “ser humano”: la puesta en juego del “inconsciente”, la relevancia del lenguaje -tanto de lo dicho como de lo silenciado-, la “falta” como posibilidad de transformación y de creatividad, la “escucha” como instrumento de sanación, la desacralización del biologismo en la atención a las enfermedades o a los malestares mentales, la sexualidad como fuerza motora del ser humano, el peso de la culpa… y un sinfín de conceptos que han sido incorporados tanto por distintas corrientes psicológicas, críticas e inclusive contrarias al psicoanálisis, como por diferentes áreas de conocimiento no relacionadas con la psicología, impregnando, incluso, el lenguaje común. Leamos pues con atención este número que nos va a permitir conocer más a fondo el psicoanálisis, cuya influencia ha sido determinante para la reconfiguración y desarrollo de distintas corrientes del feminismo, de la pedagogía crítica, de la sociología, de la comunicación, de la literatura, del arte…

Alicia Gil Gómez

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. CERRAR