Revista con la A

26 de julio de 2021
Número coordinado por:
Dolors López Alarcón
76

Hablemos del suicidio

Misma pasión

“Misma pasión” es la frase que escribió en un tweet María Isabel Rodríguez Rivero (llamada Misa), la portera del Real Madrid femenino, después de la victoria del Real Madrid masculino en cuartos de final. Había acompañado esta frase de una foto suya con la camiseta del Real y una foto del jugador Marco Asensio con la misma camiseta. Era un tweet muy bonito que demostraba que el amor por un deporte no tiene sexo.

Si María Isabel Rodríguez sólo quería expresar su pasión y el orgullo de pertenecer a un mismo club, lo que no se esperaba era recibir una lluvia de insultos sexistas por parte de internautas. Frente a tanto odio y rencor, la portera prefirió borrar su tweet.

Si hace algunos años este tweet hubiera pasado desapercibido, afortunadamente, con los movimientos feministas actuales ya no es el caso y, en vez de indiferencia, María Isabel recibió el apoyo del jugador Marco Asensio que publicó un tweet con esta frase: “Misma pasión. Qué nada ni nadie te impida decir lo que piensas”.

El impacto fue enorme cuando sabemos que el jugador tiene casi dos millones de seguidores en su cuenta. Luego fueron otros futbolistas del Real Madrid que publicaron esta frase con fotos de ellos y de jugadoras del Real, antes de que este fenómeno se convirtiera en una campaña a la que se acoplaron muchos otros clubes, más allá de la frontera española e incluso de otros deportes.

En muy poco tiempo se hizo viral el hashtag #MismaPasión, tanto por parte de los deportistas masculinos como femeninos y de los clubes. El hashtag estuvo también presente durante el clásico que oponía los equipos masculinos del Real Madrid y de Barcelona: un partido visto por millones de personas.

Confieso que los primeros tweet que vi en la red social fueron los del baloncesto y, sin conocer el origen de este hashtag, me gustó mucho la idea. Que un jugador como Pau Gasol publicara una foto de él y de Laia Palau, capitana de la selección española femenina, en una postura similar, con los hashtag #MismaPasión y #LaFamilia, me ha provocado alegría. Practican un mismo deporte, juegan con la misma camiseta y con el mismo amor hacia un deporte y es importante recordarlo. Jugar con la misma camiseta (bien sea de un club o la nacional) debe REUNIR Y NO DIVIDIR a las y los que la llevan.

Me acuerdo de las entrevistas a las jugadoras de baloncesto del equipo francés después de los Juegos Olímpicos de Londres (2012). Contaban que los Juegos fueron un acontecimiento memorable y que les gustó mucho compartir este evento con el equipo masculino. Decían que nunca tenían la ocasión de cruzarse y que participar en la misma competición en el mismo lugar era único. Asistían a los partidos de los chicos y ellos venían a animarlas durante los suyos. Podían también hablar, darse consejos y eso contribuyó a la motivación y al éxito de la competición por parte de los dos equipos. Las fotos de jugadores y jugadoras inundaban las redes sociales y daba gusto ver a deportistas de un mismo deporte juntos y juntas.

La viralidad del hashtag #MismaPasión plantea la cuestión del papel que pueden jugar los clubes, las federaciones, pero también los deportistas en la visibilidad del deporte femenino.

De una manera general, la gente conoce a más deportistas masculinos que femeninos. Y creo que los jugadores deberían aprovechar la fama que tienen, aprovechar sus seguidores en las redes sociales, y el hecho de ser considerados como modelos por parte de muchos jóvenes para contribuir a visibilizar el deporte femenino. Si un jugador famosísimo publica una foto en la que pone “Misma Pasión”, está valorizando la práctica del fútbol por las mujeres y en esto puede influenciar a los y las más jóvenes.

Con este episodio, estoy convencida que muchas personas han tomado conciencia de la existencia de equipos femeninos. Cuando escuchamos hablar del Real Madrid, todos y todas nos imaginamos al equipo de Zidane con Sergio Ramos, Isco y los demás. Pero el Real Madrid es también un equipo femenino. Lo único es que cuando se habla de él (las pocas veces) se precisa el Real Madrid femenino, ya que el neutro es masculino y que para referirse a los chicos no es necesario añadir Real Madrid masculino.

“Lo que no se nombra no existe”

(George Steiner).

Lo notamos también a nivel de las redes sociales. Los dos equipos están separados: por un lado el Real Madrid (neutro o sea masculino) y por otro lado, el Real Madrid femenino (o sea subcategoría del masculino).

La diferencia del número de seguidores entre las dos cuentas es enorme. Y yo me pregunto: ¿Por qué se tienen que diferenciar las dos cuentas? Si el club es el Real Madrid, ¿por qué no se publican las actualidades de los dos equipos? Así, las personas que se interesan por el equipo masculino, se enterarían al mismo tiempo de la existencia del equipo femenino, de sus partidos, de sus éxitos, etc.

Algunos clubes ya lo hacen y me parece una muy buena idea. Por ejemplo, el Valencia Basket Club publica en la misma cuenta (ya sea Facebook, Twitter o Instagram) las noticias de los dos equipos. A nivel personal, empecé a seguir la cuenta por el equipo femenino que conozco y que me gusta mucho. Es verdad que si el equipo masculino hubiera tenido una página personal no creo que la hubiera seguido porque no veo sus partidos y ni siquiera conozco a la plantilla masculina. Pero al final, aunque no me interesaba en un principio, me alegro de enterarme de ciertas noticias como la que los chicos se han convertido en los campeones de la Copa ULEB, hace algunos días, y que al mismo tiempo, las chicas se han calificado para jugar la final de la Liga.

Valorar tanto el deporte masculino como femenino es el papel de cada club y de cada federación. El deporte es el mismo, las reglas son las mismas y son hombres y mujeres que comparten la MISMA PASIÓN.

 

REFERENCIA CURRICULAR

Agathe Ripoche es titular de un máster de Estudios Hispánicos en Francia (Clermont-Ferrand) y de un máster de Igualdad de género en la universidad Complutense de Madrid. Le interesa mucho el deporte femenino. Convencida de que el deporte debe ser tanto femenino como masculino, está involucrada en este tema para que poco a poco cambien las mentalidades. Ha creado un blog, titulado Balle de sexisme, para informar y denunciar el sexismo y las discriminaciones que sufren las mujeres.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
Solo SÍ es SÍ - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR