Revista con la A

25 de septiembre de 2021
Número coordinado por:
Violeta Doval
77

Conquistas y retos de los derechos de las mujeres en los países musulmanes

Mentalidad: Mercurio (2ª parte)

Este artículo es continuación del anterior, donde os contaba cómo interpretar a Mercurio:

Conviene tener en cuenta que es un planeta considerado “interior” ya que es el que más cerca se encuentra del Sol y por tanto el que tiene una órbita a su alrededor más rápida y corta. En este sentido conviene observar su velocidad, su capacidad de progresar por los signos y si se encuentra o se pone a lo largo de la vida en posición directa o retrógrada para lo cual se acudirá a las efemérides y se partirá desde el momento de nacimiento, observando si al nacer su ritmo de avance por el Zodíaco era normal, muy rápido o muy lento, ya que habla también del ritmo y velocidad de la mente y su forma de expresión.                        

Símbolo grafico del planeta Mercurio

Un Mercurio retrógrado tiene un sentido de interiorización y el conflicto de vacíos en la información y el comportamiento, todo lo cual es debido a que suele ser más lento de lo habitual y no puede llevar la misma velocidad mental que otras personas por lo que, sobre todo al estudiar en grupo, cuando el o la profesora está exponiendo un tema, el alumnado que no tienen este problema siguen cómodamente el razonamiento mientras que un Mercurio retrógrado al ir más lento pierde parte de la información, de ahí los vacíos a los que se enfrenta. Además, parece estar más indicado para expresarse a través de la escritura que de la palabra, ya que la escritura permite elegir el ritmo y tiempo y es más interna y personal. También afecta a la forma de hablar, o mejor dicho de callarse, Mercurio retrógrado implica una forma diferente y anómala de comunicar, por tanto, calla para que le observen, sintiendo un encanto especial en el silencio. Callarse y negar la palabra a alguien es condenarle al ostracismo y eso también es una forma de poder. En cualquier caso, representa cierto grado de problemas. Habrá que observar por tanto los cambios de dirección, si se nace con él Directo y se pone Retrógrado a lo largo de la vida o viceversa, si se nace con él Retrógrado y se pone Directo posteriormente. Cada día transcurrido desde el nacimiento representa lo que la Astrología considera un año de vida (progresión), así contaremos los días, incluido el primero, y podemos deducir en qué año de la vida Mercurio cambia de dirección, lo que supone un acontecimiento de tipo mercurial (cambio de colegio, de estudios, de forma pensar, de comunicar…) que influye directamente en un cambio de mentalidad y de comportamiento en cuanto a la comunicación. Algo que conviene tener en cuenta, de la suficiente relevancia, porque genera una impronta en el carácter. Al tiempo se observará durante los primeros tres meses de vida (que corresponden a 90 años aproximadamente), cuando el planeta cambia de signo, los signos que recorre como experiencia mental a lo largo de la vida nos indica las experiencias que la mente va acumulando, así que cuantos más signos recorra en esos meses más experiencia tendrá la mente en su formación intelectual. Si en su movimiento no sale de un signo porque retrograda antes de cambiar y se vuelve a poner directo antes de pasar al anterior, la mente tendrá menos experiencia y menos capacidad de cambio, será más “estrecha” a la hora de comunicar, pensar o analizar hechos. El hecho de recorrer varios signos a lo largo de la vida es un factor favorable para la mentalidad que se va volviendo más amplia y con más experiencias. Por tanto, si un Mercurio está en Cáncer que es un signo de agua, sentimental y subjetivo, nunca dejará de serlo porque su impronta es genética, pero será más extrovertido y fogoso, más seguro en su expresión cuando atraviese el signo de Leo y más analítico, ordenado, concreto y práctico cuando ingrese en Virgo.

Debido a la situación que tiene cercana al Sol, se observará la posición del Sol y si Mercurio va a encontrarse o alejarse de él. Un Mercurio que busca al Sol implica que la razón busca la luz de la consciencia (representada por el Sol) por tanto busca conocerse, mientras que si huye del Sol no quiere esa luz ni está interesado en conocerse.

También se dará importancia a la posición en grados del signo que ocupe. Para la Astrología el planeta situado en el grado más avanzado con respecto a los demás se considera “vacío de curso”, lo que implica un significado de indecisión, insatisfacción y debilidad. Algo que podría aplicarse a la mentalidad si se encuentra en esta posición, debido a que parece querer pasar al signo siguiente antes de incorporar los valores del signo en que se encuentra.

Mercurio, como razón, se opone al instinto regido por la Luna y Marte, por tanto, habrá que observar en la carta qué está más dominante si la razón o lo instintivo, con lo que obtendremos información sobre el comportamiento. Si domina la razón, la persona tiende a razonar antes de dejarse llevar por su instinto. Esto se valora en función de la fuerza de los planetas y su elevación en la carta, si Mercurio se encuentra con la fuerza del domicilio o si se encuentra más elevado (por ejemplo, en casa 10ª), tendrá más fuerza la razón y viceversa.

Las peores posiciones de Mercurio son evidentemente las de exilio o caída, Sagitario y Piscis. En estas posiciones no supone que la persona no sea inteligente, pero, evidentemente, su mente no tiene la fuerza, personalidad y limpieza de un planeta domiciliado, como sería la posición en Géminis y Virgo. Un Mercurio en Sagitario se encuentra en fuego, tiene luz y pasión, pero representa en este signo de ideologías y creencias, que estará dominado por ellas antes de dar opiniones o criterios basados en el método, la lógica pura y la analítica. Sagitario es un signo filosófico y abstracto, su meta es la síntesis y la intuición, algo que no ocurre con Mercurio que representa la lógica y la deducción a través de un pensamiento secuencial, no holístico, por tanto hay entre signo y planeta formas de comportamiento esencialmente opuestas, lo que determinará un desacuerdo entre ambas funciones, de tal forma que Mercurio no podrá efectuar el análisis de las situaciones, establecido desde un sistema lógico ya que tenderá a expresar sus criterios y opiniones dejándose llevar por sus creencias e ideologías. Un Mercurio que cumple perfectamente con su misión debe actuar con lógica aséptica y racional, algo que no puede permitirse en Sagitario. El juicio último será en función de los aspectos con otros planetas y de la dependencia de Júpiter y su posición por signo y casa.

Os animo a repasar los signos de Géminis y Virgo en lo que respecta a sus mitos, la mayoría de ellos tienen que ver con la dualidad de la vida, blanco-negro, bien-mal, luz-oscuridad… o la relación e importancia con diosas femeninas y “vírgenes”. Tanto Géminis como Virgo suelen sentirse representados en ellos.

Cuidaos ¡hasta el próximo artículo!

 

REFERENCIA CURRICULAR

María Garrido Bens es astróloga, con una experiencia profesional de 45 años como docente y consultora en el campo de la Astrología tanto personal como mundial. Experta en Lenguaje Simbólico y Mitología aplicada a la Psicología. Profesora de Evolución Mental, Sanación y Meditación. En la actualidad ocupa el cargo de Tesorera de la Asociación con la A.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
Solo SÍ es SÍ - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR