Revista con la A

25 de noviembre de 2019
Número coordinado por:
Anastasia Téllez
66

Violencia de Género Institucional

La esclavitud que pervive hoy en Mauritania

Mariem en el centro de SOS Esclavos en Mauritania

Mariem Bogary Massa. Me dolía ver las situaciones de injusticia y sometimiento que sufría mi comunidad haratin. Al mismo tiempo estaba cerca de mujeres que luchaban por defender sus derechos y rechazaban la discriminación, que se negaban a aceptar la tradición de la esclavitud. Mi madre también es una mujer muy activa y luchaba por sus derechos.

Me reúno con Mariem en el local de SOS Esclavos en junio, en Nouackchott. Después se unen otros dos compañeros de organización y me enseñan las instalaciones del centro y las aulas de formación donde imparten las clases. Hablan francés con mucha dificultad, se disculpan por ello y tienen una mirada entre tímida y triste. Con voz baja, apenas sonríen. El fundador de SOS Esclavos aparece en los carteles de entrada al centro y los pasillos tienen fotos de personas que han logrado escapar de situaciones de esclavitud, menores y personas adultas, a quienes SOS Esclavos ha logrado salvar. Tienen una actitud que parece contener trauma o miedo. Recuerdo ahí las palabras de Mariem Derwich sobre el impacto de la dominación social sobre la mente. También hace pensar sobre la gravedad de los eventos de 1989 y las terribles secuelas, y lo que debe estar pasando aún en el país, a la sombra.

“Si la esclavitud no es mala,
nada en el mundo lo es

– Abraham Lincoln –

Violeta Doval.- Mariem, cuentános un poco, ¿qué tipo de discriminación sufren las y los haratin en Mauritania y cómo empezaste a implicarte como militante?

Mariem Bogary Massa.- Desde pequeña viví  y pude ver mucha discriminación contra nosotros y nosotras, en el colegio y en otros espacios de la  sociedad. Me dolía ver las situaciones de injusticia y sometimiento que sufría mi comunidad. Al mismo tiempo estaba cerca de mujeres que luchaban por defender sus derechos y rechazaban la discriminación perpetrada contra nosotros y nosotras. Mujeres que se negaban a aceptar la tradición de la esclavitud. Mi madre también es una mujer muy activa y luchaba por sus derechos. Así que desde 1995 me impliqué en la creación de la SOS esclavos, de la que soy cofundadora, porque estoy convencida de la importancia de  la militancia por los derechos humanos.

Mariem con otros miembros de SOS Esclavos

VD.- ¿Os tocó vivir esta discriminación directamente en tu familia?

MBM.- Sí. Mi familia es haratin y sufrimos hasta ahora mucha discriminación. Se dice haratin a las personas liberadas de los antiguos esclavos, pero en realidad se siguen viviendo situaciones de esclavitud y discriminación. Falta de oportunidades, exclusión y el hecho de que no se nos reconoce como ciudadanos iguales.

En mi familia… ha habido una historia personal, con mi hermana mayor que me ha marcado muchísimo. Ella estaba enamorada de un hombre que era un árabe blanco. Él también quería a mi hermana, así que se casaron. Sin embargo, justo después de que el matrimonio estuviera constituido, los padres llegaron a su casa y dijeron que el matrimonio no era válido ¡¡¡porque ella era una antigua esclava!!! Fue muy duro, tuvimos que luchar mucho. Pero hemos logrado finalmente que no se llegara a hacer la disolución del matrimonio, pero mi hermana y toda la familia sufrimos.

VD.- A pesar de que esté formalmente prohibido en el país desde 1981, ¿se dan hoy todavía muchos casos de esclavitud en Mauritania?

MBM.- Si, existe la esclavitud todavía hoy, escondida y sobre todo en las zonas rurales.  Se estima que cientos de miles de personas pueden estar hoy en esa situación. Personas que trabajan sin remuneración, o trabajo forzado. En el año 2013, por ejemplo, localizamos a 10 niños que consiguieron huir. La familia esclavista se fue del país huyendo con parte de la familia, a la cual no alcanzamos a salvar… A veces se dan casos como ese, en el que el niño nos avisa de que su familia está aprisionada en tal casa o la madre que nos pide que ayudemos a liberar al resto de la familia. Por eso SOS esclavos intentamos tener presencia en las zonas rurales, dar charlas y si alguien lo oye y está viviendo una situación similar facilitar que venga hacia nuestra organización. Pero no alcanzamos a todo el territorio.

No hay realmente una evolución positiva. Es verdad que hay un candidato haratin que se presentó para las elecciones presidenciales, pero cuando vemos el conjunto de la situación de la población, este caso es minoritario, muy débil, porque hay que ver que más de la mitad de la población mauritana es haratin.

Hoy en día, la visión del Estado, del Gobierno, es una visión que no reconoce la existencia de la esclavitud, y es necesario que el Gobierno lo acepte y haga programas reales para esta igualdad, para luchar contra toda forma de discriminación….

Fotos paneles en el Centro de SOS Esclavos En una de ellas, la imagen de su Fundador.

Fotos paneles en el Centro de SOS Esclavos. En una de ellas, la imagen de su Fundador.

VD.- ¿Qué actividades realizáis en la organización SOS Esclavitud?

MBM.- Nuestra organización tiene como fines luchar para acabar con la esclavitud y por la defensa de los derechos humanos. Pertenecemos a la organización FONADH, el Foro de Organizaciones Nacionales de Derechos Humanos de Mauritania [1] y a otras redes como SOS Tortura, o la Red del Magreb CMODH. También somos Observadores en la Comisión Africana de Derechos del Hombre y los Pueblos (CADHP).

Nuestra organización está formada por población haratin, que quiere alcanzar  la erradicación de la práctica de la esclavitud y dar a conocerla a la opinión pública.

Apoyamos a las gentes haratin en zonas rurales para su acceso al registro civil, al acceso a sus derechos económicos y sociales. Hay muchas personas pobres que no tienen acceso al colegio y nosotros apoyamos para que esos niños y niñas puedan ir al colegio. Hay menores que con 12 años están trabajando, porque sus padres no tienen medios de subsistencia. Tenemos también actividades dirigidas a las mujeres haratin. Formación en peluquería, en costura, o en primeros auxilios…

También hacemos sensibilizaciones por todo el país para visibilizar la situación de las mujeres haratin y los esclavos y poder así también captar a personas que puedan estar sufriendo una situación en la clandestinidad. Tenemos también cooperativas para mujeres aquí en la capital y en el interior, y ofrecemos microcréditos para que pongan en marcha sus propios proyectos económicos… pero su situación sigue necesitando mucha ayuda. Hemos hecho muchas cosas, pero es insuficiente…se requiere muchos apoyos.

VD.- También perteneciste al Movimiento para la Liberación y Emancipación de los Haratin, ¿cómo se crea este movimiento?

MBM.- En 1978, el contexto era muy difícil para los haratin, a nivel social, político y cultural, las tensiones eran enormes. Así que el Movimiento para la Liberación, a pesar de todo eso, empezó a hacer cosas por los derechos de los haratin, sensibilizaciones, manifestaciones contra la esclavitud, contra la explotación. Después en Rosso, en 1980, hubo eventos terribles que marcaron el país: hubo gente torturada en las cárceles, humillaciones, muertes, etc.

Una de las mujeres abogadas más importantes en Mauritania, Fatumata Mbaye, vio directamente cómo violaban a su sobrina delante de ella, y a raíz de esto está muy próxima a nuestra organización. Utilizaron todo tipo de humillaciones contra nosotros y nosotras.

 

NOTA

[1] https://www.fonadh.org/

 

REFERENCIA CURRICULAR

Mariem Bogary Massa nace en 1971 en Nouakchott, Mauritania, dónde creció y realizó sus estudios. Cofundadora de SOS Esclavos, perteneció también al Movimiento por la Liberación y la Emancipación de Haratin. Actualmente trabaja en SOS Esclavos dónde, además de la incidencia política, ofrece formación profesional, orientación, protección y apoyo a los y las haratin que les contactan y que se encuentran en una situación de vulnerabilidad o casos graves de esclavitud.

 

 

 

 

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR