Revista con la A

25 de septiembre de 2019
Número coordinado por:
Violeta Doval
65

Mujeres mauritanas. Feministas en un país profundamente patriarcal

La comunicación como herramienta para prevenir la violencia contra las mujeres

Beatriz Velardiez

La violencia de género es la forma de delincuencia patriarcal más frecuente en este país. Un elevado número de mujeres son asesinadas cada año, y esto es solo la punta del iceberg. A todas estas mujeres hay que sumar aquellas que sufren maltrato físico o psicológico, las que son violadas o acosadas sexualmente, quienes son menospreciadas, discriminadas o maltratadas de alguna manera por una sencilla razón: haber nacido mujeres en una sociedad que permite y tolera la violencia contra ellas.

Y la realidad es que todas las mujeres, absolutamente todas, hemos vivido esta violencia en nuestras propias carnes de una manera u otra. Ya sea en nuestros trabajos, en nuestras familias, en nuestros círculos de amistades, por parte de nuestra pareja, en la calle o los espacios públicos, en los servicios de salud, de educación, de justicia… Todas hemos sido víctimas de esta violencia en algún momento de nuestras vidas, aunque nos cueste verlo, aunque no queramos reconocer que forma parte del imaginario social transmitido por un modelo educativo, en un sentido amplio, que naturaliza los actos violentos contra las mujeres a través de los distintos mecanismos culturales que operan en la implementación del poder simbólico androcéntrico y patriarcal.

Es evidente, por tanto, que la violencia de género no es un problema puntual ni individual, sino un problema social y cultural que atañe al conjunto de la sociedad y que, repito, (no tiene su origen ahí) se legitima en la forma en la que mujeres y hombres somos educados, convirtiéndose así en una lacra que afecta a la formación de la personalidad de cada ciudadano y ciudadana.

No me cabe duda: la comunicación y, con ella, la educación y la difusión, son herramientas fundamentales para la erradicación de todas estas discriminaciones y de la violencia contra las mujeres, porque solo a través de ellas podemos transformar el modelo socioeducativo, podemos transformar la cultura. Por eso, es necesario que las organizaciones de mujeres pongamos nuestros conocimientos y experiencia al servicio de ese altavoz que es la Comunicación, en especial a través de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (nuevas herramientas de legitimación de la cultura de la violencia) y, de esta manera, conseguir influir en la educación y la sensibilización ciudadana, mediante la puesta en juego de nuevos modelos culturales acordes con la defensa de los Derechos Humanos, en general, y de las mujeres en particular. Una ciudadanía sensibilizada e informada es una ciudadanía que se alza en pie para luchar por sus derechos y que rechazará colectivamente las relaciones desiguales de poder y la violencia contra las mujeres.

Este es, precisamente, el primer objetivo del trabajo que desempeñamos desde el área de Comunicación de Mujeres para la Salud: compartir el conocimiento y la experiencia acumulada durante tantos años y tantas profesionales y usuarias que han pasado por el centro para incidir en los cambios culturales, y hacerlo desde la perspectiva de género feminista en la que somos expertas, lo que nos permite abordar y comprender estas discriminaciones y esta violencia de género de una manera global. Además, a través de la comunicación trascendemos los muros de nuestro hacer profesional, pues llegamos a muchas más mujeres, disponiendo de canales para escuchar sus preocupaciones, sus malestares, sus deseos, sus necesidades, sus sueños… Fomentar, en definitiva, una comunicación bidireccional y transformadora que nos permita ampliar nuestras voces y miras hacia un futuro en igualdad.

Siendo así, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación se erigen como herramientas valiosísimas que nos permiten no solo establecer una comunicación bidireccional, sino además llegar a una parte de la ciudadanía que de otra manera no podríamos alcanzar. Y así lo demuestra el inmenso alcance de nuestra página web (con una media de más de 25.000 visitas mensuales) y nuestras redes sociales (con más de 17.000 seguidoras y seguidores entre todos nuestros canales: Facebook, Twitter, Instagram y Youtube).  De tal manera, la Asociación de Mujeres para la Salud, a través de sus redes sociales, articuladas desde la perspectiva de género feminista que hila todo lo que hacemos, entabla un diálogo con las personas que las siguen profundizando más en el conocimiento de las distintas problemáticas que perjudican el bienestar de las mujeres… ¡Cada vez que recibimos un comentario es un motivo de inmenso orgullo y alegría! En cuanto a nuestra web, queremos ser un referente en todo aquello que relacionado con la salud de las mujeres, pues tras más de treinta años de experiencia sabemos que todo lo que nos rodea afecta, para bien o para mal, a nuestra salud. En este sentido, en Mujeres para la Salud queremos que nuestro trabajo sea una labor de 360 grados en la que todas las áreas que ponemos en marcha (el centro terapéutico para mujeres, los talleres de crecimiento personal, la formación profesional, el servicio de consultoría y asesoría especializada, la sensibilización y formación a la carta…) estén interrelacionadas. Por eso, consideramos que el trabajo de comunicación y difusión no puede sino ser un fiel reflejo de los objetivos de nuestra asociación, tales que:

– Elaborar, promocionar y difundir una concepción integral de la salud de las mujeres desde una perspectiva de género:

Desde AMS, consideramos que todo lo que nos rodea y todas las formas de violencia contra las mujeres inciden en nuestra salud mental e integral, puesto que, como reflejamos en nuestro manual La salud mental de las mujeres: la Psicoterapia de Equidad Feminista, es imperante considerar los factores bio-psico-sociales para poder alcanzar el bienestar mental e integral.

– Denunciar todas las discriminaciones que sufren las mujeres, en particular la violencia de género en todas sus manifestaciones, y eliminar todos los obstáculos que les impide ser ciudadanas de primer orden:

Desde nuestro trabajo de comunicación, hacemos hincapié en analizar todas estas discriminaciones, observando cómo nos afectan y proponiendo soluciones para que las mujeres podamos hacerles frente y lograr otras maneras más saludables de situarnos en nuestros mundos.

– Facilitar el empoderamiento y la autonomía de las mujeres, en todos los ámbitos, a través de la deconstrucción de los mandatos de género y la construcción de modelos alternativos saludables y de buen trato:

Como mujeres socializadas en esta sociedad machista y patriarcal, todas estamos azotadas, en mayor o menor medida, en un área o en otra, por los mandatos de género. Desde el equipo de Comunicación hacemos incidencia en que las mujeres y los hombres que reciben nuestros mensajes se vean reflejados en esos comportamientos estereotipados y reciban formas alternativas que conduzcan a la reflexión, al cambio de dichos patrones y, por ende, a la transformación de la cultura patriarcal proponiendo, como alternativa, una cultura de igualdad, respeto y reconocimiento.

Así pues, todos nuestros mensajes están enfocados a abordar esos tres puntos principales, y lo hacemos trabajando contenidos que giran en torno a diferentes ejes temáticos:

  1. La erradicación de todas las formas de violencia contra las mujeres, realizándola de una manera que desculpabilice a las mujeres y que, al mismo tiempo, proporcione modelos alternativos para enfrentarla desde ellas mismas.
  2. El empoderamiento de las mujeres a través de la deconstrucción de los aprendizajes de género.
  3. La presentación de formas saludables de masculinidad, basadas en el buen trato, la corresponsabilidad, el respeto al cuerpo de las mujeres y las niñas y el abandono del machismo por la igualdad entre hombres y mujeres.
  4. La apuesta por modelos alternativos de educación de las nuevas generaciones de jóvenes y niños y niñas, centrados en el valor de la coeducación como eje trasversal del cambio social y cultural.
  5. La sensibilización sobre todos aquellos aspectos encaminados a cambiar una sociedad patriarcal por una sociedad en la que hombres y mujeres sean iguales.
  6. La aportación de modelos femeninos, resaltando tanto el papel de las mujeres que han sido silenciadas a lo largo de la historia como el de aquellas que ejercen cualquier tipo de labor destacada en la actualidad.

Además, consideramos esencial dar una visión positiva a toda la información que presentamos, abordando estos temas no desde una perspectiva victimista y pesimista sino desde una óptica constructiva que muestre los beneficios que tendrá, tanto en la salud como en el bienestar social, cultural y global, la erradicación de la violencia contra las mujeres. Reflexionamos sobre las causas de la violencia de género y analizamos las consecuencias que provoca sobre los distintos actores implicados, siempre a nivel individual pero sobre todo colectivamente, para, de esta manera, poder aportar nuestro particular granito de arena, desde el conocimiento y la experiencia de Mujeres para la Salud, en la consecución de un mundo igualitario y libre de violencias.

Así mismo, estos canales no solo nos sirven para esta importante labor de difusión y sensibilización, sino también para ser un altavoz, junto a nuestra plataforma de mailing, para todas las actividades que realizamos en la asociación y todas aquellas que realizan otras entidades y que nos parecen de especial interés.

Por todo ello, te animamos a seguir nuestras redes sociales, a leer nuestra web, que es un referente en salud y mujeres, y a dejarnos tu correo electrónico para que podamos hacerte llegar muchas cosas que, seguro, serán de tu interés.

Puedes encontrarnos en Facebook, en  Instagram y también en Youtube.

 

REFERENCIA CURRICULAR

Beatriz Velardiez Modroño es técnica en Comunicación de la Asociación Mujeres para la Salud, experta en marketing y comunicación digital y web con perspectiva de género feminista y fotógrafa multidisciplinar. Es licenciada en Comunicación Audiovisual y tiene un posgrado en Periodismo de Agencia por la Universidad Rey Juan Carlos y otro en Comunicación Digital por la Universidad Pompèu Fabra. Además, es vicepresidenta de la Asociación Internacional de Mujeres Artistas EmPoderArte. 

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR