Revista con la A

25 de julio de 2020
Número coordinado por:
Lucía Melgar y Alicia Gil
70

¿Nueva normalidad? Y feminismo

Equal pay!

La desigualdad salarial entre hombres y mujeres no es un secreto para nadie. Y el mundo del deporte no hace figura de excepción.

Como ya lo había mencionado en otro artículo sobre Megan Rapinoe, 28 jugadoras americanas denunciaron, en marzo de 2019, a la Federación americana de fútbol por discriminación de género, denunciando la brecha salarial entre jugadores y jugadoras de fútbol. Al mismo tiempo denuncian la diferencia de trato entre varones y mujeres en cuanto a las condiciones de trabajo y en el apoyo que reciben por parte de la misma federación. A modo de ejemplo, podemos recordar que, el mundial femenino de Canadá, en 2015, se jugó sobre césped artificial y no sobre hierba natural, como los varones. La diferencia es muy grande ya que sobre el césped artificial el riesgo de lesiones es mucho más importante. Los hombres nunca hubieran aceptado jugar en tales condiciones y, de hecho, nunca se les impuso.

Ganadoras de cuatro copas del mundo mientras que los hombres no ganaron ni una, las futbolistas americanas tienen un palmarés mucho más impresionante que sus homólogos masculinos. No obstante, esto no es suficiente para la justicia americana. A principios de este mes de mayo, el juez federal Gary Klausner rechazó, en una decisión de 32 páginas, su demanda de equidad salarial: “El histórico de las negociaciones entre las dos partes demuestra que el equipo femenino rechazó una propuesta que les aseguraba un sueldo sobre la misma base salarial que el equipo masculino, y que renunció a primas más importantes, para tener otras ventajas, entre ellas una remuneración de base mayor y la garantía de contratar a más jugadoras”.

Otro argumento esgrimido por la federación es que los partidos masculinos generan más dinero que los partidos femeninos. Pero no es un argumento válido ya que todo el mundo sabe que desde hace varios años el equipo femenino genera más dinero que los hombres.

La jugadora Megan Rapinoe, muy indignada con esta decisión, declaró que nunca se les propuso el contrato del equipo masculino y aún menos la misma remuneración. Desilusionadas con el rechazo a la denuncia, las jugadoras y sus representantes judiciales no piensan dejar las cosas así y van a recurrir. Las jugadoras reclaman 66 millones de dólares como atrasos de sus sueldos.

En cuanto a la desigualdad de trato durante sus desplazamientos, alojamiento y otros ámbitos, el juez decidió examinar estas quejas durante un juicio que tendrá lugar el próximo 16 de junio.

Después de esta primera decisión que ha chocado a mucha gente y en particular a las primeras interesadas, podemos temer el resultado del juicio. A pesar de tener todos los argumentos y pruebas a su favor, nos parece bastante increíble no darles la razón en este tema. Las desigualdades entre hombres y mujeres siempre se justifican con que los hombres generan más dinero y que tienen mejores resultados. Pero, en este caso, es todo el contrario. El equipo femenino tiene resultados superiores al equipo masculino, generan más dinero e incluso son más famosas que los hombres. Y a pesar de todo esto, no se les concede el derecho a obtener una equidad salarial. Los argumentos de los resultados son una falsa excusa para seguir escondiendo un machismo muy inculcado en el mundo del deporte y en particular en el del fútbol.

El combate “Equal pay” no ha terminado…

 

REFERENCIA CURRICULAR

Agathe Ripoche es titular de un máster de Estudios Hispánicos en Francia (Clermont-Ferrand) y de un máster de Igualdad de género en la universidad Complutense de Madrid. Le interesa mucho el deporte femenino. Convencida de que el deporte debe ser tanto femenino como masculino, está involucrada en este tema para que poco a poco cambien las mentalidades. Ha creado un blog, titulado Balle de sexisme, para informar y denunciar el sexismo y las discriminaciones que sufren las mujeres.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR