Revista con la A

25 de septiembre de 2019
Número coordinado por:
Violeta Doval
65

Mujeres mauritanas. Feministas en un país profundamente patriarcal

El largo desarrollo del fútbol femenino en Mauritania

El fútbol en Mauritania es un deporte con poco reconocimiento y el fútbol femenino lo es aún más. Pero, como vamos a ver a continuación, las mentalidades están cambiando poco a poco y gracias a hombres y mujeres que se comprometen a diario, la lucha ya va dando frutos.

Mauritania es un país en el que siguen occuriendo muchas prácticas nefastas en contra de las mujeres. En países en los que las mujeres padecen falta de libertad, la práctica de un deporte -y aún más un deporte considerado masculino- está muy mal percibida por la sociedad. Frente a esta negativa presión, muchas mujeres abandonaron el fútbol.

En los años 80 y 90, con el apoyo de la federación, emergieron nuevos dirigentes deseosos de mejorar la práctica del fútbol pero, por falta de ayuda y de reconocimiento, tuvieron que empezar desde cero. Los tabúes y los prejuicios no pararon la voluntad y la determinación de los dirigentes y de todas las mujeres que viven esta pasión del fútbol. Como reconocen algunas, es muy difícil tener que enfrentarse a insultos, e incluso la familia de estas mujeres suele estar bastante dividida entre la mirada crítica de la gente y lo de dejar a sus hijas realizarse en este deporte.

Muchas futbolistas cuentan lo difícil que era jugar al fútbol cuando eran niñas. Siemha Sid’Ahmed, capitana del equipo femenino mauritanio, tuvo que hacer frente a la desaprobación de sus padres que le impedían jugar porque los contactos físicos entre chicos y chicas eran socialmente inaceptables. Tenía ella 6 años. Poco a poco, fueron aceptando la pasión de su hija y, a los 18 años, Sid’Ahmed integró el FC Camara en Nouakchott en el que empezó a jugar con otras chicas (antes, no tenía otra opción que la de jugar con niños). Pero por falta de recursos económicos el club no puede pagar a sus jugadoras. Son también ellas las que deben comprarse su equipación.

Estos últimos años, el fútbol mauritanio conoció grandes avances, en particular gracias a Ahmed Yahya, nuevo presidente de la federación de fútbol de Mauritania (FFRIM). El fútbol era casi inexistante en este país y gracias al desarrollo del fútbol masculino en general, la federación decidió crear una comisión y un departamento de fútbol femenino muy activo. Ahmed Yahya apoyó -y sigue apoyando- el desarrollo del fútbol femenino y por su compromiso público tuvo que hacer frente a amenazas e insultos de gente que no soportaba que se pudiese reinvindicar la libertad de las mujeres y dejarles jugar a fútbol. En cuanto a la responsable de este nuevo departamento de fútbol femenino, se llama Oumou Kane y está animada por un verdadero deseo de lograr a que el fútbol femenino de Mauritania esté presente en las grandes citas internacionales.

El equipo femenino de Mauritania empezó la competición en 2017 gracias a la ayuda de la FIFA, que ofreció dinero a varias asociaciones para que desarrollaran su fútbol nacional -incluso el femenino-. Oumou Kane subrayó que, a pesar de esta ayuda financiera, el peso de las tradiciones estaba muy presente y había que luchar contra la cultura local para que la gente aceptara la realidad de que las mujeres juegan al fútbol.

Después de la participación del equipo masculino de Mauritania en la Copa de las naciones africanas 2019, en Egipto, las mujeres disputaron su primer partido internacional del equipo femenino en julio 2019 contra el equipo de Djibouti -otro equipo novato del fútbol femenino africano-. Desafortunadamente para ellas, se inclinaron las mauritanias 3 a 1, pero este primer partido fue un gran orgullo porque demuestra que las cosas en el mundo del fútbol van evolucionando.

En mayo del año 2016, la FIFA anunció la nominación de la senegalesa Fatma Samoura como secretaría general de la FIFA. Fue entonces la primera mujer en integrar una organización dominada durante 112 años por hombres. Su nominación no fue fácil ya que al ser mujer tuvo que probar que era la mejor, tuvo que trabajar dos veces más que un hombre y no cometer errores. Además de la discriminación que sufrió por ser mujer, sufrió también la de ser una mujer negra. Pero su motivación fue más fuerte que las críticas y Fatma Samoura sigue hoy con el objetivo de dar mayor visibilidad y desarrollo al fútbol femenino y, sobre todo, al fútbol femenino africano.

En este año 2019, Mauritania acaba de ser elegido (con Rwanda y Botswana) para un nuevo y ambicioso programa «Football For School» que tiene como meta la de desarrollar el fútbol en la escuela. Para este programa, la FIFA ofreció 100 millones de dólares que los tres países africanos tendrán que compartir entre sí. Fatma Samoura explicó que Mauritania fue elegido para el programa gracias a los considerables avances del país para su fútbol nacional.

 

REFERENCIA CURRICULAR

Agathe Ripoche es titular de un máster de Estudios Hispánicos en Francia (Clermont-Ferrand) y de un máster de Igualdad de género en la universidad Complutense de Madrid. Le interesa mucho el deporte femenino. Convencida de que el deporte debe ser tanto femenino como masculino, está involucrada en este tema para que poco a poco cambien las mentalidades. Ha creado un blog, titulado Balle de sexisme, para informar y denunciar el sexismo y las discriminaciones que sufren las mujeres.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR