Revista con la A

25 de marzo de 2021
Número coordinado por:
Bethsabé Huamán y Danilo Assis Clímaco
74

Laberintos de la masculinidad

Crecimiento

Calculo que en lo que llevo de año he crecido 5 centímetros… o incluso 10… lo que pasa es que no es perceptible hacia fuera ya que se trata de un crecimiento interior. Creo que se podría medir en las nuevas neuronas generadas por mi hipotálamo o las nuevas sinapsis entre las ya existentes. De momento, se quedará en una hipótesis, lo único que tengo claro es esa sensación subjetiva y, en todo caso, los números objetivos representados por las personas comprometidas e inspiradoras que he conocido en este tiempo.

La palabra “crecimiento” en relación con el desarrollo sostenible tiene mala fama, ya que el crecimiento demográfico y el crecimiento económico han venido acompañados en las últimas décadas de consecuencias nefastas para el planeta. Pero quiero creer que hay muchas formas de crecimiento y alguna, como la que acabo de describir, con efectos positivos para mí, para mi entorno e incluso el planeta.

Y, en este mes del día mundial de la mujer, hay un tipo de economía al que quiero llevar nuestra atención que es la llamada economía del cuidado que aún tiene mucha necesidad de crecer.

Oxfam lleva algunos años publicando informes en la víspera del Foro de Davos para llamar la atención sobre desigualdades que requieren intervención para un mundo digno para todas las personas. En su informe del año pasado, nos da algunos datos interesantes: “A nivel global, las mujeres realizan más de tres cuartas partes del trabajo de cuidados no remunerado, y constituyen dos terceras partes de la mano de obra que se ocupa del trabajo de cuidados remunerado. Las mujeres dedican 12.500 millones de horas diarias al trabajo de cuidados no remunerado, lo cual equivale a que 1.500 millones de personas trabajen ocho horas al día sin recibir remuneración alguna”.

En resumidas cuentas, regularizando estos cuidados y dándole el valor que se merece ese trabajo podríamos contar con un crecimiento económico a favor del desarrollo sostenible, muy positivo en su esfera social y con pocos cambios en lo que respecta al impacto en la esfera medioambiental dado que estos trabajos ya están realizándose. Y lo que es más, es un mercado que está aún por crecer más, lo que se indica en ese mismo informe, y según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 2050 habrá 100 millones más de personas mayores y 100 millones más de niñas y niños de entre 6 y 14 años que necesitarán atención y cuidados.

Un gran ejemplo que va aún más allá de eso es la organización neerlandesa Buurtzorg, que proporciona cuidados sanitarios en su comunidad empoderando a sus empleadas y a las personas que atiende a través de una forma de trabajar “innovadora”. Su lema es “Humanidad antes que burocracia” y se basa en principios que propician el crecimiento humano y las relaciones de confianza entre las personas. Es además una empresa abierta a compartir su modelo con cualquier entidad interesada para así hacer crecer el bienestar de más personas.

Hay mucho margen de crecimiento en el desarrollo sostenible, tanto como personas.

Referencias externas:

 

REFERENCIA CURRICULAR

Anke Schwind es formadora y consultora en Desarrollo Sostenible, con un enfoque que prioriza los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las metodologías activas colaborativas para co-crear un mundo global humano. Cuenta con una experiencia personal, académica y profesional diversa, desde los idiomas y la banca, pasando por la educación y Asia Oriental, la gestión empresarial y el activismo social. Actualmente está cursando el Grado en Psicología en la Universitat Oberta de Catalunya.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share
NO es NO - Feminismo. Ni un paso atrás - #sinconsentimientoesviolación

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR