Revista con la A

25 de julio de 2017
Número coordinado por:
Bethsabé Huamán
52

Presidentas: Las mujeres en el poder

París… ¿Esperanza verde de futuro?

medioambiente-37Cuando comenzamos un nuevo año, siempre hacemos un balance de las sombras y las luces que nos ha deparado el que ya dejamos atrás.

No todo ha sido malo en relación con los temas medioambientales en 2014: se han producido hechos esperanzadores que nos sirven de aliento a quienes intentamos cambiar la dinámica perversa del tipo de modelo productivo imperante en nuestro planeta.

Si nos atenemos a las noticias que han tenido eco en los medios de comunicación, podemos afirmar que el tema medioambiental ha obtenido una mayor cuota de mercado, sobre todo en los medios digitales; es de agradecer y, no lo voy a negar, muy estimulante, pensar que el colectivo de individuos concienciados aumenta en nuestra sociedad.

Dispuesta a darle algo de cancha al optimismo, hablemos del acuerdo, de mínimos pero acuerdo, alcanzado en diciembre 2014 en la COP20, celebrada en Lima, y que se ha dado a conocer como: “Llamada de Lima a la Acción Climática”.

La presentación del evento está en el siguiente vídeo de la Organización Meteorológica Mundial en cooperación con Naciones Unidas, protagonizado por Mónica López responsable del tiempo en la televisión pública española:

https://www.youtube.com/watch?v=c4to9PddSg8

¿Qué es la CMUNCC?

Empecemos por los orígenes. En 1992, Naciones Unidas consiguió que más de 190 países se adhirieran a la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (CMUNCC ó UNFCCC por sus siglas en inglés) y se comprometieran a crear y reforzar una conciencia ciudadana y a escala mundial sobre el cambio climático y los problemas asociados al mismo.

En 1997, los más de 190 gobiernos participantes acordaron aumentar el nivel de compromiso, surgiendo el famoso Protocolo de Kyoto.

Su importancia deriva del grado de compromiso adquirido entre los firmantes, de dar un paso más y pasar de una mera concienciación de la ciudadanía a la toma de una serie de medidas jurídicamente vinculantes para los gobiernos y países adheridos al mismo.

¿Qué es la COP20 de Lima?

Las siglas COP responden a Conferencia de Partes. Es el órgano supremo de la toma de decisiones que se reúne todos los años para examinar los resultados de las políticas en cada uno de los países adheridos, o partes, de ahí el nombre que recibe éste tipo de evento.

En este tipo de reuniones participan, junto a los países adheridos, nutridas representaciones de organizaciones no gubernamentales, e intergubernamentales.

Para hacernos una idea de la entidad del encuentro, en Lima cerca de 1.600 ONG, 100 IGO (organizaciones intergubernamentales), órganos y dependencias de secretarías de las Naciones Unidas, participaron en las reuniones junto a las delegaciones de los países.

Los acuerdos alcanzados en la denominada “Llamada de Lima a la Acción Climática” son de mínimos, pero han conseguido que en las próximas reuniones preparatorias para el encuentro de la COP en París se siga trabajando conjuntamente por el cambio climático.

Es importante porque, desde hace unos años, nos encontramos con fuerzas centrífugas en un combate desigual en el tablero donde se juega el futuro del planeta.

Por una parte, el movimiento global ecologista y la comunidad científica imparcial que presionan para que se consigan nuevos acuerdos tras la finalización de la primera fase del Protocolo de Kyoto; y, por otra, la acción de los países desarrollados secuestrada por los lobbies que intentan eludir sus responsabilidades y compromisos legales adquiridos.

El año recién estrenado va a ser transcendente para que la apuesta sobre el cambio climático siga siendo un aspecto importante, e insoslayable, en la agenda de los países de nuestro entorno europeo y del mundo.

Los gobiernos tienen la opción de defender políticas que estén al servicio de quienes contaminan o al de las personas que fomenten las transformaciones necesarias para un mundo más justo y más seguro.

El reto es importante y es necesario que se creen las circunstancias adecuadas en París y que, como ciudadanas y ciudadanos, participemos en el proceso de presión a nuestros gobiernos a través de las distintas campañas que se lanzarán por parte de las organizaciones ecologistas y no gubernamentales y de los organismos dependientes de Naciones Unidas.

Nos merecemos y necesitamos un mundo más sostenible, por nuestra salud y la del planeta.

 

 

Foto Araceli BenitoREFERENCIA CURRICULAR

Araceli Benito de la Torre es Socióloga e Informática de profesión.  Le apasiona la naturaleza y cree en la ecología política y en la egoecologia -la necesidad de gestionar de forma más natural nuestro yo interior-. Por eso, imparte cursos de  Inteligencia Emocional y Técnicas de Autoconocimiento.  Disfruta aprendiendo de las y los demás y realizando cosas nuevas, por lo que considera que este espacio será una nueva oportunidad para seguir disfrutando y creciendo

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies