Revista con la A

25 de julio de 2017
Número coordinado por:
Bethsabé Huamán
52

Presidentas: Las mujeres en el poder

La henología y la ética del psicoanálisis

Bruna Camillo

Bruna Camillo

El psicoanálisis se conjuga con su tiempo histórico, su teoría se construye y se reinventa en la medida en que la experiencia clínica la alcanza. Cambiarla, sin embargo, exige una dosis de coraje para cuestionar lo que está institucionalizado

Jacques-Alain Miller comenta que Lacan, al estudiar las bases del divino-psicoanálisis, mostró sus pilares haciéndolos temblar, porque evidenció lo que sustentaba su construcción (Miller 2013: 233). De esos pilares y del paso de la clínica estructuralista hacia la post-estructuralista es que hablo, de un psicoanálisis a contrapelo, que promete nuevas direcciones de la clínica (Miller 2013: 235). Para hacerlo, escojo el vector de análisis de la filosofía.

Lacan afirma que el psicoanálisis no hace ontología (Lacan 2012: 214-215). La onto [ser/ente] logía [estudio/ciencia de] versa sobre lo que define al ser humano, en cuanto Ser, lo que lo separa de los otros animales no humanos y de la “naturaleza”, en busca de una esencia que forme un mismo conjunto con un fuera-de-la-naturaleza (Lacan 2007: 13). Lacan se propone pensar de qué se vale esa diferencia de lo humano y lo inhumano, e incluso en qué bases filosóficas se alberga la idea del sujeto. Lacan señala “[…] lejos de decidir la cuestión de la existencia del ser humano, primero es preciso, curiosamente, que certifiquemos que él existe” (2012:43). Su propuesta se encuentra en el Seminario 19, donde habla de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, bases de la ciencia occidental moderna.

Para estos autores, la noción de Ser Humano se apoya en Dios (Lacan 2012: 33), separando el mundo entre infra lunar y supra lunar, de modo que en el ámbito de lo supra lunar caben la imagen de dios y con ella toda la perfección humana, jamás alcanzada porque está en el mundo superior, que apenas reproduce aspectos de la gran magnitud (humana) de dios (Blanca 2002). Dios crea lo humano para que hable la lengua madre de los vivos, para que nombre todos los seres y, por estar encima de los no-humanos, en un grado puramente jerárquico y arbitrario, puede hacer uso de lo que llama naturaleza a su antojo (Lacan 2007: 13).

La mujer con letra minúscula se refiere a Eva y, si abandonamos la teología, ella no existe más allá del discurso que se afirmó con ella

De la división primaria en dos (humano/inhumano) se funda una nueva división: la mujer y el hombre: “que exista desde el inicio el hombre y la mujer es, para comenzar, una cuestión del lenguaje” (Lacan 2012: 38). Así, la mujer con letra minúscula se refiere a Eva y, si abandonamos la teología, ella no existe más allá del discurso que se afirmó con ella (Lacan 2007: 14). Lacan muestra que hacemos referencia a nuestro cuerpo, a la anatomía, como si hubiera sido “dada por dios” y no producto de una forma que el discurso fundara (2012: 18,31), dice “no es por el hecho de ser biológico que es más real. Es el fruto de la ciencia llamada biología” (2012: 19). Así, el psicoanálisis apunta a lo restante de sentido en la estructura simbólica de la diferencia anatómica de los sexos, ligado a la teología: apunta que para lo real es evidencia que el falasser [1] es producido por el discurso. Lacan señala que esa existencia del significante es apenas un número para satisfacer una ecuación (2012: 43), solamente tiene sentido cuando se articula en un discurso: “es como significante que todos ustedes existen […] Intenten imaginarse, digamos, sin toda esa historia y después me cuentan lo que hallaron” (Lacan 2012: 35).

Si la onto-teo-logía no le dice nada al psicoanálisis, encaminemos por la henología. La henología viene del término henosis (ἕνωσις) que significa “singularidad”, “unidad”, “unión” o el que no es dos, porque es en última instancia uno. Su esencia no se reduce al ser o a lo que a partir de él fue clasificado, más bien ve la existencia como creaciones y repeticiones constantes. Los opuestos son la suma de todas las categorías existentes y todavía no fundadas, la inmanencia divina spinoziana, presente en todas las cosas, asume su potencia en sí (Spinoza 2014), habla en cuanto a la lengua de las cartas (Lacan 2003). En la henología hay una noción de morada que sitúa o habla del ser en su punto de existencia espacio-temporal y anula una verdad única, aumenta las posibilidades de existencia al infinito, no reduce la solución dialéctica de un Onto [ser], en la cual de una antítesis y una síntesis se forma una tesis-humana presa por su constancia e invariabilidad. Se sale de una idea de subjetividad interior del hombre a ser develada y se pasa a un análisis de esa constante repetición y construcción singular del falasser.

Si la ontología conlleva una noción de teología, la henología se muestra como una refutación: define a Dios por lo negativo. Se evita la búsqueda de Una Verdad sobre la existencia de Dios, abrazándose a la dicotomía de sus polos, y se fundan nociones de dios que “no son ni verdaderas ni falsas, sino un producto complejo de casualidades que se cruzan de modo caótico y arbitrario, sin una pre-formación o finalidad” (Blanca 2011: 19).

¿Para qué sirve esta divagación filosófica? Sirve para decir que nada es propiamente natural/cultural. No es estratégico un psicoanálisis que reproduzca en sus consultorios una oda a la hetero-cis-norma [2], estratificando cuerpos y regulándolos en un patrón social. Si nada es propiamente saludable o enfermo, la heterosexualidad no está jerárquicamente colocada como la homosexualidad, apenas difieren sus objetos de deseo, su plano es puramente horizontal. De esta forma, las vivencias de travestis y transexuales no son menos saludables que las de los cisgénero, se diferencian por su rebeldía y en la rebeldía no cabe la enfermedad. Se busca una práctica libre de patrones de normalidad, evidenciando en la clínica la pluralidad de la existencia y constituyendo herramientas para que esa vida no esté en carne viva. Así, Eva no está más para Adán, es una relación sexual que se completa por sí misma. Eva puede no ser heterosexual, Eva puede ser trans, Eva puede hacer elecciones fluctuantes que le convengan de la lluvia de palabras que la bañan.

De este modo, es posible para el psicoanálisis: 1) constituir un hacer ético-político de la clínica que no patologiza (volviendo a norma) formas de hacerse no-hetero ni no-is (travestis, no binarias) y 2) proporcionar a la clínica un hacerse (de) nuevo con una poética histórica de la existencia, lo nuevo que se permita descristianizar/descristalizar las bases onto-teo-lógicas del cuerpo y experimentar su temblor.

Traducción: Bethsabé Huamán Andía

NOTAS

[1] Falasser: designa al mismo tiempo sujeto e inconsciente, así se aleja de la noción del sujeto que tiene un inconsciente por un inconsciente germinativo de los actos de habla. De tal manera que el inconsciente sólo existe como sujeto en un acto eminentemente discurso/comunicativo.

[2] Heteronorma: norma que dicta que todas las personas nacen heterosexuales. Cisnorma: norma que dicta que todas las personas nacen cis-género (sexo-género confluyentes), evidenciada, por ejemplo, en la dificultad de las personas travestis y transexuales a utilizar baños públicos.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Blanc, M. d. (2002). Henologia e constituição espiritual do princípio. Philosophica(20), 311-342.
  • Deleuze, G., & Guattari, F. (2009). Mil Platôs – Capitalismo e esquizofrenia. Vol. 1. São Paulo: Editora 34.
  • Lacan, J. (2003). Lituraterra. In: J. Lacan, Outros Escritos (pp. 15-25). Rio de Janeiro: Zahar.
  • Lacan, J. (2007). O seminário, livro 23: o sinthoma. Rio de Janeiro: Zahar.
  • Lacan, J. (2012). O seminário, livro 19: …ou pior. Rio de Janeiro: Zahar.
  • Miller, J.-A. (2013). El Ultimísimo Lacan. Buenos Aires: Paidós.
  • Spinoza, B. (2014). Ética (2ª ed.). Belo Horizonte: Autentica Editora.

REFERENCIA CURRICULAR

Bruna Camillo Bonassi. Actualmente cursa la Maestría en Psicología en la Universidad Federal de Santa Catarina, con enfoque en investigación: modos de vida, familia y relaciones de género. En la Escuela Brasileña de Psicoanálisis sigue una formación en psicoanálisis y orientación lacaniana. Militante trans feminista, organiza grupos de debate en cuestiones de género, psicoanálisis, movimientos sociales y políticas públicas.

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies