Revista con la A

26 de septiembre de 2017
Número coordinado por:
Rosario Segura Graiño
53

Los estudios feministas, de las mujeres y de género en el estado español

Federica Montseny Mañé

Federica Montseny fue la primera mujer en ocupar un cargo ministerial en España y una de las primeras en la Europa Occidental. Ocurrió durante la segunda República española, en noviembre de 1936, siendo nombrada durante el gobierno de Francisco Largo Caballero Ministra de Sanidad y Asistencia Social en plena guerra civil. Cargo que aceptó a pesar de su compromiso con el anarcosindicalismo, pues en 1931 había ingresado en las filas de la Confederación Nacional del Trabajo (CNT), pasando a formar parte del Comité peninsular de la Federación Anarquista Ibérica (FAI) y del Comité Nacional de la CNT al estallar la guerra civil española.

Pero Federica, que nació en Madrid en 1905, llevaba el anarquismo en su ADN pues tanto su madre, Teresa Mañé, como su padre, Juan Montseny, propietarios de una editorial, militaban en las filas anarquistas mucho antes de nacer ella.

En 1930, Federica une su vida a la de otro anarcosindicalista, Germinal Esgleas, con quien tuvo dos hijas Vida y Blanca, y un hijo, Germinal.

Durante el breve ejercicio de su ministerio, Federica puso en marcha el primer proyecto de Ley del aborto habido en España; elaboró una lista de las profesiones que podían ejercer las personas con discapacidad (hasta entonces recluidas en instituciones e incluso en los hogares); planificó centros de acogida para la infancia y comedores para las mujeres embarazadas que garantizaran que estas recibieran una alimentación completa y adecuada a su estado, entre otros muchos proyectos que trataban de mejorar las condiciones de vida de la ciudadanía más vulnerable… Sin embargo, debido a la guerra, pocos de estos proyectos llegaron a hacerse realidad. El proyecto de Ley del aborto, al que se oponían algunos miembros del gobierno, no llegó a ver la luz tras su salida del gobierno, que abandonó convencida de que la única vía para realizar un cambio social profundo, lejos de estar en manos de ningún gobierno, era la revolución libertaria.

Pero además de su entrega a la política, Federica Montseny dedicó parte de su tiempo a la literatura (su primera novela, Horas trágicas, la publicó a los 15 años y la segunda, La Victoria, con 20) y desde 1923 hasta 1936 escribió para las revistas Solidaridad Obrera y La Revista Blanca.

Al finalizar la guerra, Federica se exiló a Francia. Allí sufrió persecución tanto por los nazis como por la policía franquista que solicitó su extradición reiteradamente siendo denegada por las autoridades francesas, viviendo en situación de libertad vigilada hasta 1944, cuando Francia fue liberada por las tropas aliadas de la II Guerra mundial.

Durante su exilio francés no dejó de trabajar políticamente, viajando por distintos países y publicando y dirigiendo periódicos anarquistas como CNT y Espoir.

Federica Montseny, muerto el dictador y recién nacida la democracia, regresó a España en 1977, continuando su activismo político y alcanzando un alto prestigio por su coherencia y valor, de tal manera que numerosas calles y colegios, centros de salud, e incluso una biblioteca, de distintas poblaciones de la geografía española, llevan su nombre.

 

Semblanza realizada por: Redacción

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies