Revista con la A

25 de julio de 2017
Número coordinado por:
Bethsabé Huamán
52

Presidentas: Las mujeres en el poder

Carol

cineastasEl XVI Festival de Cine de Nueva Orleans estrenó Carol, protagonizada por la actriz Cate Blanchett, basada en la novela de Patricia Highmith The Price of Salt (1952). Se trata de una historia de amor transcurrida en el Nueva York de 1952 entre Carol (Cate Blanche) y Therese (Rooney Mara). Rechazadas por una sociedad que sólo acepta el amor entre hombres y mujeres, las separa también la edad, la clase, los compromisos sociales. Carol es una mujer madura, casada con un hombre adinerado y madre de una pequeña. Therese joven humilde, dependienta de una tienda de departamentos de Manhattan, aficionada a la fotografía.

La película retoma el tema de la homosexualidad, ya planteado por el director Todd Haynes (Los Ángeles, 1961) en un largo anterior, Tan lejos del cielo (Far from Heaven), algo más de diez años atrás (2002), pero que ha sido un tema constante en su producción fílmica (desde Poison de 1991). En esa ocasión, la protagonista Julianne More presencia la ruptura de su matrimonio feliz (marido exitoso, una casa, un niño, una niña) cuando Frank (Dennise Quaid) la abandona para seguir a su verdadero amor: otro hombre. Haynes en aquella oportunidad opone de un lado la permisividad de las relaciones homosexuales, entre hombres, siempre que éstas sean discretas y dentro de su clase social. Y en cambio muestra la intolerancia manifiesta frente a la posibilidad de que Cathy (Julianee More), inspirada por su marido, decida ella también encontrar un afecto verdadero con quien se venía sintiendo atraída, Raymond (Dennise Haysberth), un jardinero, sensible y viudo. También ambientada en los años cincuenta, en Connecticut, a la diferencia de clases se le añade el elemento racial, pues la hija de Raymond, afroamericana como él, es el blanco de una violencia que deja clara que las diferencias de la piel se imponen al amor heterosexual, haciendo de ellos unos marginales y condenándolos a tomar caminos diferentes. Incapaz de confersarse a sí mismos lo que sienten, menos a la sociedad.

En Carol es ella quien recibirá el peso de la sinrazón y conservadurismo de la época. Basándonos en estas dos películas podemos deducir que la sexualidad, sea la que sea, es ejercida con mayor libertad en los hombres, sea para imponer la heterosexualidad o para seguir sus deseos homosexuales. En cambio, la mujer se ve en la dificultad de no poder imponer su preferencia tanto por razones sociales, económicas, como por su rol de madres, que termina siendo un impedimento, sea porque las hace susceptibles de chantajes emotivos, sea porque como madres deben guardar una moral mayor, sea porque no tienen completa libertad de decidir por ellas mismas dado que tienen primero un compromiso con sus hijos y/o hijas. A su vez, la raza, la edad y la clase parecen también tener algo que decir a la hora de forjar una posible relación homosexual, en donde la raza parece imponerse por encima de los otros rasgos de la identidad.

Una actuación impecable, una puesta en escena fabulosa, Rooney Mara ganó el premio a mejor actriz en el Festival de Cannes y la película ganó el premio Palma Queer. Aunque ambientada en el pasado, Carol todavía nos dice mucho de nuestro presente y de los tabús que es necesario enfrentar en busca de un amor libre.

 

bethsabeREFERENCIA CURRICULAR

Bethsabé Huamán Andía es Crítica de cine y crítica literaria. Escritora y Feminista. Licenciada en literatura, magister en estudios de género y estudiante del programa de doctorado en español y portugués en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans.

 

This page as PDF :: VERSIÓN EN PDF
Share

Asociación Con la A

Cartas a la Directora

Envíanos tus opiniones, comentarios, propuestas, quejas y sugerencias ...

COMENTAR

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies